Aplicación de facebook: friends for sale
16:21 | Author: César Barría
Primero, ¿qué es friends for sale? (amigos en venta) es una aplicación de facebook donde puedes comprar amigos con dinero virtual, así de simple, es como comprar un televisor o un refrigerador, ¿Dónde está esa frase de que “la amistad no tiene precio”?. Este juego es una fiel representación de la $ociedad con$umi$ta en la que estamos inmersos, eso es gastar dinero porque si, da lo mismo si es real o no.
Este es uno de los
tantos inventos de facebook para hacinarnos en nuestros computadores y pasar todo el día en eso. ¿Qué haces cuando compras a un amigo por facebook?, ¿qué se puede hacer con el? ¿Hacer que te escriba mensajes? ¿Qué te escriba en tus fotos diciéndote “sales bien” siendo que solo cumple con escribir algo? ¿Quieres que te haga masajes en los pies?, pues no se puede hacer nada, ¿pero entonces porque todos tratan de comprar amigos?.
Se supone que en este juego (¿juego?), mientras más te compran, tu valor aumenta, pero al fin y al cabo da lo mismo, no importa si vales mucho dinero, con eso solo se demuestra lo vicioso que una persona podría llegar a ser, mientras más vales, menos vida tienes.
Porque, en vez de estar metido muchas horas en facebook comprando amigos “verdaderos” no te juntas con tus amigos en la vida real y les dices lo muy importantes que son, o solo salir a dar unas vueltas con ellos, creo que eso es mucho más interesante y mucho más sano que “comprar amigos”.
This entry was posted on 16:21 and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

1 comentarios:

On 23 de noviembre de 2008, 13:21 , rodrigo dijo...

En general es importante relativizar la reflexión crítica, respecto de los efectos de fenómenos socioculturales como la globalización.
De esta manera, no caemos en la cntraparte de la crítica no conducida: "la clasificación peyorativa del otro".
Es necesario distinguir entre los diferentes efectos que estos fenómenos pueden causar y relativizar el punto de vista propio, como cuestión ética fundamental.

R. Hiriarte.